Canutillos de hojaldre con crema de limón

Muchas ganas les tenía yo a estos canutillos… ¡Pues ya están aquí! Mejor dicho, estaban.

Este postre es lo que se ve. Un simple canutillo hecho de masa de hojaldre ( lo de simple es porque no me he liado yo a hacer la masa…), relleno de una crema de limón un puntito ácida. Están tremendos. El contraste del hojaldre crujiente con la crema nunca falla!

Preparacion2

Darle forma a los canutillos es bien simple. Hay que cortar unas tiras de hojaldre de 1.5 cm de ancho aproximadamente y se trata de enrrollarlas a lo largo de unos canutillos de acero inoxidable (los venden en las ferreterías), hornearlos unos minutos y desmoldar.

Canutillo1

La fórmula de la crema de limón es la misma que la que empleo en una tarta de limón que alguna vez hago, extraída del libro de Pierre Hermé, Larousse des Desserts. Por querer probar algo diferente, a la receta de la crema en lugar de ralladura de piel de limón, le he puesto de lima. Además, para adornar las puntas de los canutillos, he preparado un “polvo” hecho a partir de piel de limón y lima confitadas, secadas y molidas. Le da un toque bonito y un sabor más intenso a cítricos.

Preparacion1

Preparacion3

Final2

Final4

Bien pues, aquí tenéis.

 


Ingredientes para unos 12 canutillos (4-6 personas)

  • Una lámina de hojaldre rectangular

Para la crema de limón:

  • 2 huevos
  • 135 g de azúcar
  • 150 g de mantequilla
  • 10 cL de zumo de limón (el zumo de unos 3 limones)
  • la piel rallada de un limón o una lima (yo he puesto ésta última)

Para el cristalino de cítricos (os sobrará)

  • La piel  de un limón y una lima
  • 50 g de agua
  • 50 g de azúcar

Elaboración

Preparación del cristalino de cítricos (opcional):

  1. Llevar las pieles de los cítricos a ebullición, retirar del fuego, enfriar y repetir este proceso dos veces más. Con este triple escaldado se consigue reducir el amargor de la piel.
  2. Para confitar las pieles, ponerlas en un cazo con los 50 g de agua y 50 g de azúcar y cocer a fuego medio durante una hora aproximadamente.
  3. Pasado el tiempo, dejar secar las pieles sobre un papel antiadherente durante unas 24 horas. Se puede acelerar el proceso secándolas en el horno, a temperatira suave.
  4. Una vez secas, picar las pieles con la picadora.

Formado y cocción de los canutillos:

  1. Mientras se preparan los canutillos se puede encender el horno que deberá estar a unos 180ºC.
  2. Extender la placa de hojaldre  que normalmente viene enrrollada y cortar tiras de 1.5 cm de grosor y unos 36 cm de largo aproximadamente (era el ancho de la placa que yo tenía).
  3. Enrrollar la tira sobre un canutillo de acero inoxidable hasta conseguir el largo que os guste. Para ello, mejor hacer el enrrollado ligeramente transversal al molde.
  4. Colocar los canutillos sobre la bandeja del hormo cubierta con papel antiadherente y cocer durante unos 15 minutos aproximadamente, hasta que la superficie esté ligeramente dorada.
  5. Hacer tantas tandas como sea necesario con tal de cocer todos los canutillos.

Preparacón de la crema:

  1. En un bol mezclar los huevos, con el azúcar, el zumo de limón y la piel rallada de la lima o el limón.
  2. Llevar la mezcla a un baño maría y remover sin cesar, asegurándote de remover sobre toda la superfície del recipiente para evitar la formación de grumos . La crema estará en su punto cuando llegue a 82-83ºC (unos 15 minutos).
  3. Pasar la crema por el chino (si os queréis asegurar de que quede bien fina) y enfriar rápidamente. Para ello os podéis ayudar de un baño de hielo, esto es, sumergir el bol de la crema en un recipiente con agua y hielo.
  4. Cuando la mezcla llegue a una temperatura de unos 55ºC-60ºC , incorporar la mantqeuilla que la tendréis a temperatura ambiente. Remover hasta conseguir una crema homogénea.
  5. Dejar enfriar. Si no va a ser utilizada al momento, guardar en nevera en un bote, preferiblemente de cristal, cerrado.

Preparacón final:

  1. Una vez la crema y los canutillos estén fríos, se puede proceder a rellenar estos últimos. Para ello os irá muy bien una manga pastelera.
  2. Si queréis, para un bonito acabado, podéis espovorear los canutillos con azúcar glass y cubrir los extremos con el “polvo” de cítricos preparado.
  3. Si no los consumís al momento, los podéis guardar en nevera. De hecho, están buenos un punto fríos. En la nevera aguantan bien un par de días, el problema es que el hojaldre se reblandece y el postre pierde un poco la gracia.

A disfrutar!

Final1

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*