Gambas rebozadas

Hace cosa de un mes, en cuestión de una semana, oí hablar varias veces sobre el panko. Ya sabía yo de la existencia de este pan rallado japonés, pero nunca lo había utilizado. Fue precisamente cuando, en esa misma semana, una amiga me comentó una manera de preparar unas gambas rebozadas con panko.

La palabra panko deriva de pan (del portugués pão) y el sufijo -ko que entre otras cosas significa harina o polvo  en japonés. Es un pan rallado que queda muy crujiente y ligero, y su aspecto en crudo, recuerda al de los copos de patata.

gambas3
El secreto de estas gambas, no sólo es el rebozado con panko, sino la manera de cortarlos para que no se “ricen” en la fritura. Aunque os lo explico más abajo, es mejor que veáis este vídeo de una televisión filipina donde se muestra la preparación de las gambas antes de rebozarlas.

Bueno, ahí van las gambas!


Ingredientes:

No especifico cantidades, pues depende de las gambas que se hagan
– gambas enteras congeladas (o no) sin pelar, de tamaño más bien grande.
– huevo
– harina
– panko
– sal
– aceite de girasol o de oliva suave para freir.

Elaboración:

1. En primer lugar hay que preparar las gambas:
•  Con una ligera torsión, desprender las cabezas de las gambas.
•  Pelar las gambas, procurando mantener la parte final de la cola.
•  Con ayuda de un cuchillo bien afilado, hacer una incisión a lo largo del abdomen de la gamba a efectos de   poder retirar fácilmente el tubo intestinal.
•  Realizar pequeñas incisiones perpendiculares al cuerpo de la gamba, a lo largo de la parte inteior del abdomen (la parte de las patas).
•  Estirar y torcer suavemente la gamba, para alargarla y enderezarla.
•  Reservar en nevera si no se consumen de inmediato.
2. Salar las gambas. Preparar tres platos o boles con harina, huevo y el panko.
3. Pasar las gambas por la harina, sacudiéndolas para retirar el exceso.
4. A continuación pasarlas por el huevo y finalmente por el panko. Presionar ligeramente el panko sobre la gamba con tal que se adhiera en cantidad.
5. Freír en abundante aceite, a 180ºC, hasta que cojan un bonito color dorado. Os recomiendo, que con tal de no gastar tanto aceite, utilicéis un cazo pequeño, medio lleno de aceite y friáis las gambas en pocas cantidades.
6. Escurrir bien del aceite, colocándolas encima de papel absorbente.

gambas4

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*